Por qué el pádel es el segundo deporte más practicado

Por qué el pádel es el segundo deporte más practicado

Llegó hace muchos años, ha resistido todas las modas posibles y nadie ha podido con él. Hablamos del pádel porque ¿sabías que es el segundo deporte más practicado en España? Sí, atrás quedaron esos años en los que era considerado un deporte elitista;  ahora es un deporte que mueve auténticas masas y cada día son más los que se unen a dar unos golpes de pala 😉

Todos aquellos que no lo han probado piensan que es como el tenis y que, además de requerir un esfuerzo muy grande, hay que tener grandes dotes de coordinación. Pues bien, a esos os decimos que lamentablemente están muy equivocados. El pádel está considerado como un deporte apto para todas las edades y todas las condiciones físicas y, además, no requiere mucha técnica. Como sabemos que esta razón no es suficiente, aquí tienes otras cinco más para unirte a este deporte:

  • Quema calorías: ¿sabías que durante su práctica podemos llegar a perder entre 400 y 700 calorías? Si perder peso es uno de tus objetivos ni te lo pienses, elige tu mejor pala y a disfrutar 🙂
  • Bye, bye estrés: después de una jornada laboral llena de presiones, de reuniones y de mil altibajos, el pádel te ayudará a olvidarlo. El pádel es un deporte que favorece el desarrollo de tus capacidades mentales y disminuye el riesgo de padecer estrés o depresión.
  • Cuida tu corazón: como todo ejercicio aeróbico ayuda a mejorar tu sistema cardiovascular, exigiendo un ejercicio circulatorio muy alto que previene accidentes cerebrovasculares.
  • Tonifica los músculos: además de ayudarte a perder peso, también lograrás tonificar determinados grupos de músculos. Lo que en el gimnasio te llevaría mucho más tiempo y la realización de muchas más rutinas, en el pádel trabajarás pectorales, deltoides, bíceps, tríceps, cuádriceps, abductores y glúteos de una forma muy divertida.
  • ¡Vida social! Porque gracias al pádel podrás disfrutar de una gran tarde entre amigos, con el pique sano de la competitividad, ¡claro!

Ahora sí, ya no valen excusas, solo te queda disfrutar de un deporte muy divertido 🙂