aquagym

El aquagym es una actividad que se desarrolla en el agua y es muy beneficiosa para tonificar la musculatura. Al ser más livianos al sumergirnos en el agua, es posible realizar ejercicios pesados y duraderos sin que se note el cansancio, y reducir el impacto contra el suelo. Por ambos motivos, los deportes de agua están especialmente recomendados para reducir y/o rehabilitar lesiones y para tonificar la musculatura durante el embarazo.

Las sesiones de aquagym se dividen en varios bloques de ejercicios en los que se trabajan tres zonas principales del cuerpo: parte inferior, tronco superior y zona central. Normalmente, nos ayudamos con un churro de espuma flotante que sirve de apoyo y, en ocasiones, también utilizamos pesas. Veamos a continuación algunos de los ejercicios aquagym que podrás realizar en tu piscina:

Tonificación de pierna con peso en tobillos. Este ejercicio aquagym lo realizas apoyando la espalda sobre la pared de la piscina con los brazos fuera que igualmente sirven de apoyo. Nos colocamos un peso tobillero en cada pierna y lo único que tenemos que hacer pequeñas batidas de piernas alternativamente. Podemos hacer series de 15-20 repeticiones.
-Tonificación de pierna y glúteos con churro curvado. Este ejercicio de aquagym consiste en posicionar la U del churro a la altura de nuestra pierna estirada frontalmente a 90º. Con la punta del pie tratamos de sumergir el corcho haciendo fuerza hacia abajo. Podemos hacer 15-20 repeticiones con cada pierna.
-Tonificación de glúteos. Con ayuda del churro de espuma, partimos de la posición de pie. Desde aquí realizamos elevaciones de pierna estirada hacia atrás. Combinamo 15-20 repeticiones con cada pierna. Este ejercicio lo puedes alternar con sentadillas cortas en el agua.
-Tonificación de pierna lateral con churro. De pie en la piscina nos sujetamos con un churro de espuma y realizamos elevaciones laterales de pierna. Es importante que estés bien cubierto por el agua, porque cuanta más agua muevas más fuerza harás.
-Tonificación de brazos y hombro. Este ejercicio lo podemos hacer con o sin pesas. Debemos sumergir el cuerpo hasta la altura del cuello. Luego realizamos elevaciones laterales y frontales de los brazos de forma alterna partiendo de la posición estirado (mano tocando los muslos). Otro ejercicio consiste en elevar los brazos al frente a 90º y, desde ahí, abrir y cerrar arrastrando la mayor cantidad de agua posible.

Como ves, el aquagym ofrece muchas posibilidades para todo tipo de personas, y lo podrás practicar bajo una clase dirigida o por tu propia cuenta con una tabla de ejercicios diseñada para ti. No olvides coger tu bañador de natación, tus chanclas, gorro para la piscina y tu toalla de microfibra, porque ¡el aquagym te está esperando!

Top 5 ejercicios para practicar aquagym

Categoria: DeporteNO HAY RUTINA
0

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *