A veces quedarse parado ante los tópicos no nos permite ver más allá; y esto es lo que posiblemente les ocurre a muchas personas con el Pole Dance. Aunque es cierto que es una disciplina muy vinculada a clubs nocturnos, hoy se ha convertido en una magnífica forma de ejercitar y moldear nuestro cuerpo.

Más allá de la sensualidad de sus movimientos, es increíble la fuerza física que el Pole Dance te hace desarrollar para poder ejecutar las acrobacias sobre la barra. Por ello, hoy vamos a dedicar estas líneas al baile de barra como un ejercicio fitness para tonificar el cuerpo.

En qué consiste el Pole Dance

El Pole Dance es una disciplina que combina baile en suelo con acrobacias sobre una barra vertical fijada al suelo. El objetivo principal es adquirir la elasticidad y la fuerza necesarias para completar una coreografía que suele incluir giros, elementos de fuerza, flexibilidad e inversiones sobre la barra, además de movimientos artísticos propios del baile; y combinar todos estos aspectos de una forma sensual y elegante.

Es en la barra donde se realiza la mayor parte del trabajo y, hasta que no se adquiera la destreza necesaria, es recomendable acudir a las clases de Pole Dance con el máximo de piel al descubierto para facilitar el agarre a la barra. ¡Aunque esto no significa que tengas que acudir en tanga ni mucho menos como en las películas! Simplemente es una cuestión meramente práctica.

Son muchos los acrobáticas que incluyen el trabajo en barra en sus entrenamientos para mejorar los ejercicios. Y, a pesar de que se ha vinculado mucho a la mujer, el Pole Dance es una actividad que igualmente pueden realizar los hombres.

Diferencia entre Pole Dance y Pole Sport

Como suele ocurrir con las disciplinas nuevas, siempre aparecen variantes. En este caso el Pole Sport es el hermano más fitness del Pole Dance, ya que se centra mayormente en la técnica de los ejercicios sobre la barra y elimina en gran medida el baile.

No obstante, en Estados Unidos existen federaciones para ambas disciplinadas, aunque en España lo que encontramos en la mayor parte de gimnasios y escuelas de baile es todavía el Pole Dance.

Beneficios físicos del Pole Dance

Los beneficios físicos que se pueden obtener de las clases de Pole Dance son numerosos. Entre ellos:

  • A nivel de fuerza es un entrenamiento muy completo con el que se fortalecen los músculos de piernas, brazos, abdomen y resto de tren superior (en especial hombro). Recuerda que trabajarás con el peso de tu propio cuerpo en todo momento.
  • Igualmente se trabaja la resistencia, la flexibilidad, el equilibrio y la coordinación, por lo que notarás una mejoría en todos ellos.
  • Finalmente, el Pole Dance también tiene un componente psicológico, ya que ayuda a la aceptación del cuerpo, a sentirse mejor con uno mismo y a mejorar la autoestima y la confianza.

Así que fuerza, resistencia, flexibilidad y diversión son los componentes que te harán tener un cuerpo 10 sobre la barra. ¿No te animas a probarlo?

No te pierdas de igual modo nuestros pequeños consejos para hacer deporte

 

Pole Dance: más allá de la sensualidad

Categoria: Deporte
0

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *