Se acerca la primavera y empiezan a llegar las primeras señales de calor. Tu mente se activa: “¡Cuidado, que viene el verano!” Fuera los jerséis, los abrigos y la ropa que tapa, en general. Estás decidido, este año no te va a pillar desprevenido: quieres empezar a hacer deporte para poder “lucir palmito”. Peeeeeeeeeero, te da una pereza enorme. ¿Sabes qué? Pilates puede ser tu ejercicio ideal. No supone un gran esfuerzo físico pero definitivamente, funciona. Te contamos un poco más.

El método Pilates es un sistema de entrenamiento físico y mental creado a principios del siglo XX por Joseph Hubertus Pilates, quien lo ideó basándose en su conocimiento de distintas especialidades como gimnasia, traumatología y yoga, uniendo el dinamismo y la fuerza muscular con el control mental, la respiración y la relajación. Son cada vez más las personas que lo practican en su día a día, pero, por si aún no eres una de ellas, desde Sprinter queremos darte 10 consejos para que conviertas esta disciplina en tu ejercicio favorito:

  1. Estiramiento y mejora de la flexibilidad. Es un ejercicio que sirve como entrenamiento para estirar, favorecer la flexibilidad, ayudar a la preparación del cuerpo para un posterior ejercicio y reducir posibles lesiones. Además, la práctica de esta disciplina, ayuda a mejorar la postura corporal: los dolores de espalda se ven reducidos, mejorarás el equilibrio del cuerpo y obtendrás mayor facilidad para otros deportes como el running, surf y montar a caballo.
  2. Liberación mental. Al igual que en el caso del yoga, el método pilates ayuda a la relajación y a desestresar tu mente, gracias a una respiración adecuada.
  3. Tonifica los músculos y aumenta tu fuerza. La masa muscular es una de las áreas más trabajadas en este ejercicio. La maquinaria empleada durante su práctica ayuda no solo a tonificar los músculos sino también a alargarlos.
  4. Figura modelada. No importa cuántas horas pases en el gimnasio, la sensación que obtienes al realizar Pilates es una percepción fabulosa de fuerza en todo el cuerpo. Realizado correctamente, ayuda a quemar calorías y bajar de peso. Combina el Pilates con una dieta saludable y con actividades aeróbicas en las que el desgaste sea más elevado, como correr, ir en bici o caminar.
  5. Ejercicio mínimo. Aunque se trata de una práctica que ejercita completamente todo el cuerpo, el pilates es, también, una disciplina muy recomendada para colectivos concretos, como las embarazadas. En este caso, fortalece el suelo pélvico, evitando la disfunción de esta zona y los posibles problemas derivados como la incontinencia urinaria.

 

Una vez que pruebes el Pilates, definitivamente lo harás parte de tu rutina de entrenamiento. ¿Alguna vez lo has intentado?

Si te da pereza hacer deporte, empieza con Pilates

Categoria: DeporteNO HAY RUTINA
0

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *