Dos mil años más tarde de que el conocido “té de la inmortalidad” se comenzase a utilizar en China, irrumpe en el mundo occidental el té Kombucha; la nueva bebida de moda entre la comunidad Health conscious, los yoguis e incluso algunas celebrities. ¿Quieres saber todo sobre este té milenario? ¡Enseguida te lo contamos!

En qué consiste el té kombucha

El té kombucha es una bebida burbujeante, y con un pequeño volumen de alcohol, que se obtiene tras la fermentación de una infusión de té azucarada. Se puede elaborar con té verde o negro, e incluso con té rooibos. Lo curioso es que en China y algunas regiones del Tíbet y Siberia llevan cerca de dos mil años consumiendo el té kombucha; aunque ha sido recientemente cuando ha irrumpido en el mundo occidental.

Para la fermentación se emplea una serie de bacterias y levaduras conocidas como SCOBY (Symbiotic Colony of Bacteria and Yeast). De ahí que su nombre signifique algo así como “té hongo”. Estas cepas lo que hacen es descomponer el azúcar de la infusión de té durante el proceso de fermentación para dar lugar a una bebida rica en vitaminas B, probióticos, enzimas como invertasa, amilasa y catalasa, ácidos como glucurónico, láctico y acético. Se trata de una bebida refrescante que la puedes encontrar en tiendas eco y especializadas, aunque también te será muy sencillo elaborar tu propio té kombucha en casa. Recuerda que al ser una bebida fermentada su sabor es ácido y avinagrado; aunque su contenido en vinagre y alcohol variará en función de los días de fermentación.

Cómo preparar en casa el té kombucha

Para elaborar tu propio té kombucha en casa necesitas: 1 SCOBY, 2 bolsitas de té, 1 litro de agua filtrada y 60 gr de azúcar (blanco o moreno). Los pasos a seguir son:

  • Activa el SCOBY hidratándolo según lo indique el envase.
  • Hierve el agua filtrada, retírala del fuego y añade las bolsitas de té y el azúcar.
  • Deja que repose al menos 15 minutos y retira el té del agua.
  • Enfría la infusión a temperatura ambiente y colócala en un recipiente de cristal.
  • Añade el SCOBY. Aquí también puedes agregar un cultivo iniciador que te servirá algo de kombucha que ya tengas preparado o un poco de vinagre de manzana en su defecto.
  • Tapa el tarro de cristal con un trapo de algodón y cíñelo con una goma. Es importante que el fermento respire, pero al mismo tiempo que no se contamine con partículas del ambiente.
  • Coloca el tarro tapado con el algodón en un lugar cálido (entre 21-26 grados) y oscuro (no puede darle la luz solar directamente).
  • Deja fermentar durante 10-14 días y ¡listo!

Cuáles son los beneficios saludables del té kombucha

A pesar de que aún no hay estudios científicos que demuestren los beneficios sobre la salud atribuidos al té kombucha, lo cierto es que tras miles de años de uso la evidencia indica que esta bebida puede ser beneficiosa para:

  1. Desintoxicar el hígado y prevenir los efectos de sustancias nocivas
  2. Mejorar las digestiones y regularizar el tránsito intestinal
  3. Regular los niveles de azúcar en sangre
  4. Estimular el sistema inmune
  5. Mejorar el cartílago y la formación de colágeno
  6. Ayudar a la pérdida de peso

¿Te sumas a la bebida de moda como ya lo ha hecho hasta la reina Letizia? ¡Combina el té kombucha con una de nuestras 5 cenas saludables last minute y verás la diferencia!

Té Kombucha: ¿aún no lo has probado?

Categoria: Vida
0

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *