Los beneficios del deporte en los niños son indiscutibles, tanto para su salud física y mental, así como para transmitir valores positivos como la superación, el trabajo en equipo o la recompensa del esfuerzo. Además, la práctica del deporte ayuda a la socialización y ofrece una alternativa de ocio muy saludable.

De esta forma, el deporte en familia se convierte en una excelente manera de compartir tiempo con nuestros hijos, ya que ayuda a reforzar vínculos, facilita el compartir aficiones, profundizar en sus necesidades o carencias y educarlos a través de la imitación. La clave es mostrar que el respeto, la competitividad sana y el fairplay no solo se predican en casa, sino que se llevan a la práctica y ¿qué mejor que ver a papá tendiendo la mano al contrario o respetando una decisión arbitral no compartida?

Sin embargo, a veces, llevados por una mezcla de pasiones explosivas: deportes e hijos, los padres caemos en errores graves que deberíamos evitar, ya que no benefician ni a la educación de nuestros hijos, ni a su salud mental.

De hecho, es frecuente que los padres caigamos en errores como presionar demasiado a nuestros hijos, no ayudarles a asumir las derrotas o traspasar la línea de la competitividad sana. Así, aunque ganar, ser competitivo y buscar el éxito son opciones positivas en la vida, porque implican dedicación y esfuerzo, no es conveniente obsesionarnos con ser los mejores, abandonando los valores positivos del deporte. Por ello, debemos ser cuidadosos con nuestros hijos, vigilando el mantenernos en un sano equilibrio entre animarlos a esforzarse sin caer en la presión. La línea es fina y traspasarla no es complicado pero nadie mejor que nosotros mismos para saber hasta dónde pueden llegar y cuando no estamos beneficiando su desarrollo.

Además, perder es algo que a todos nos debe pasar en la vida. Se dice que del fracaso es de donde se sacan las mejores lecciones de vida, de este modo debemos ayudar a  nuestros hijos a comprender esta máxima y a aceptar que perder es solo una oportunidad nueva para ganar.

Papá, no presiones en el vestuario

Categoria: EL LADO BUENOVida
0

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *