Ir al gimnasio después de trabajar

Todos sabemos que ir al gimnasio después de trabajar no es la primera idea que cruza nuestro pensamiento al salir por la puerta del trabajo. Hay que tener mucha fuerza de voluntad para cumplir nuestra jornada completa y aún sentirnos con fuerzas suficientes para exprimirnos en el gimnasio.

Sin embargo, una vez que pilles una rutina que te sea fácil de seguir, pronto verás los increíbles resultados que el ejercicio aporta a tu salud y a tu forma física. No se trata solo de ejercitarnos de cara al verano o al buen tiempo, sino de mantenernos activos, reducir el sedentarismo y el estrés, ganar fuerza muscular y cardiovascular, y, en general, sentirnos muchísimo mejor con nosotros mismos (por dentro y por fuera).

Ir al gimnasio después de trabajar es todo un reto para muchas mujeres y hombres. Pero no hay que darse por vencido antes de tiempo. Con unos sencillos consejos como los que te presentamos a continuación, descubrirás que en esta vida hay tiempo para todo si te organizas bien.

  • Encuentra un horario para ir al gimnasio después de trabajar que te sea cómodo y asequible de cumplir la mayoría de las semanas. De esta forma, tu mente lo asimilará mejor. Lo que nos supone un doble esfuerzo, inconscientemente tendemos a querer eliminarlo. ¡Recuerda también la regla de los 21 días!
  • Evita tentaciones. Por ejemplo, ve al gimnasio directamente desde el trabajo sin pasar por casa para vencer a la pereza.
  • Aprovecha las horas muertas para ir al gimnasio. Por ejemplo, entre que sales del trabajo y recoges a los niños o entre que dejas a los niños en las clases extraescolares y los tienes que recoger.
  • Establece unos objetivos realistas. No somos atletas olímpicos, así que no nos fijemos metas olímpicas. Empieza por fijarte, pongamos, 2 días a la semana y de ahí ve aumentándolo según te encuentres motivado/a.
  • Y ese mismamente es nuestro siguiente consejo. Busca motivaciones para ir al gimnasio después de trabajar. Por ejemplo, vístete a la moda para hacer ejercicio. Cómprate algunos modelitos para lucir en el gym y unas buenas zapatillas para hacer ejercicio. Verte atractivo/a en tu ropa de deporte, será sin duda un refuerzo positivo. Otra motivación puede ser también conocer gente nueva o hacer nuevos hobbies.
  • Si no puedes ir al gimnasio después de trabajar, móntate el gimnasio en casa. Seguro que haces hueco para una pequeña bici elíptica o de spining, hacer ejercicios de yoga o pilates, o incluso tus tracks de body pump.

Y si necesitas más motivación, puedes ver los consejos de nuestros colaboradores para volver a entrenar:

Consejos para motivarnos a entrenar después del trabajo

Categoria: DeporteNO HAY RUTINA
0

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *