Si el ejercicio físico es recomendable durante cualquier etapa de nuestra vida, en el embarazo no iba a ser menos, ya que no solo tiene beneficios para la futura madre, sino también para el bebé. El embarazo no es ninguna enfermedad y, salvo que el médico lo indique, no implica que haya que estar en reposo, es más, se recomienda continuar con la actividad habitual.

Durante esta etapa tan especial se pueden practicar todas las actividades que no exijan un esfuerzo demasiado intenso, que no supongan movimientos muy bruscos, saltos o algún tipo de impacto sobre la zona del vientre. En Sprinter queremos que vivas deportivamente tu embarazo, por ello te proponemos cuatro actividades perfectas:

  • Natación: si todavía no te has dado cuenta de todos sus beneficios, durante el embarazo es uno de los deportes más recomendados, ya que se realiza un ejercicio suave y muy completo a la vez: mejora la hinchazón o calambres en las piernas, previene los dolores lumbares, refuerza la musculatura pélvica y aumenta la capacidad pulmonar.
  • Pilates: esta técnica se aplica según las necesidades de cada etapa de gestación y está sujeta a los cambios de energía que se van produciendo. Además, ayuda a mantener una buena postura y a fortalecer la pared abdominal, lo que favorecerá la expulsión durante el parto y, también, a superar las molestias habituales del embarazo. Su objetivo principal es de lograr el fortalecimiento muscular, especialmente de aquellos músculos que rodean a la columna vertebral.
  • Caminar: si eres una amante del running, vas a tener que bajar la intensidad y, a medida que tu barriga vaya creciendo igual deberás decantarte por caminar. Realizar una rutina de 40 minutos diaria aportará grandes beneficios a tu salud, ya que conseguirás mantenerte ágil (algo muy importante en el último mes) y evitará las molestias en las piernas.
  • Yoga: la práctica del yoga tiene grandes beneficios tanto en el plano físico, emocional, como en el psicológico, ya que ayuda a las futuras madres a ser más conscientes de todos los cambios que supone el embarazo. Entre muchos de sus grandes beneficios se encuentran: la mejora de la flexibilidad, la estimulación de la circulación sanguínea, alivia el cansancio físico, refuerza el suelo pélvico y mejora la agilidad en el último trimestre.

 Pero, ante todo, sigue las pautas de tu médico: él será el que mejor te asesore en este ámbito.  

Ahora solo te queda elegir tu deporte favorito, equiparte y disfrutar deportivamente de esta etapa tan especial 🙂

¿Embarazada? ¡Tú también puedes practicar deporte!

Categoria: EL LADO BUENOVida
0

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *