¿Sabes que no somos los únicos que pensamos que esto de dejarse ganar es un deporte de lo más saludable? El ajedrecista cubano José Raúl Capablanca, campeón mundial de ajedrez de 1921 a 1927, dijo una vez: “Se aprende más en los juegos que se pierden que en las partidas que se ganan“. Aplicado al deporte, en Sprinter ya os hablamos de deportistas que le supieron dar la vuelta a la palabra derrota. Citábamos a Rafael Nadal o Michael Jordan, que aprendieron mucho de sus derrotas.

En esta ocasión queremos proponerte que te dejes ganar en el deporte pero no para ti mismo y lo que puedas aprender de ello, sino para hacer felices a los demás.

De todos los escenarios posibles que os hemos planteado esta Navidad, probablemente dejarse ganar en el deporte sea el ejercicio más difícil de todos. Dejar las ansias de ser campeón y darle paso a la empatía, la humildad y el compañerismo, parece realmente un acto de magia navideña.

Hay muchos casos de deportistas que se dejan ganar literalmente hablando, ayudando a sus contrarios, y no porque fuera Navidad, sino porque simplemente sintieron que era lo justo. Nos quitamos el gorro de Papa Noel ante ellos J

#DéjateGanar en el deporte como lo hicieron…

  • Paula Pareto y su abrazo más sincero. La deportista de judo argentina perdió en una final en 2015 ante Dayaris Mestre. Al contrario de lo que suele pasar normalmente en las competiciones de élite, Pareto no dudó en abrazarla y felicitarla tras el combate, dejándoseganar a favor de un gran gesto de humildad y deportividad.
  • Oliver Khan y su deportividad.  El 23 de mayo de 2001, Bayern Munich y Valencia disputaban la final de la Champions League en el Giuseppe Meazza de Milán. Tras un encuentro igualado a 1-1, el partido y campeonato se decidió desde el punto de penalti; y finalmente, los alemanes se impusieron quedándose con el título del torneo. Todos los jugadores bávaros celebraron, menos uno: Oliver Khan. El portero alemán se acercó a consolar a Santi Cañizares, arquero valenciano. La imagen ha sido por años un símbolo del respeto por el juego limpio en el deporte.
  • Ayrton Senna y su heroica acción. El famoso piloto de Fórmula 1 presenció el brutal accidente que sufría otro piloto en la pista, Comas. Éste había quedado inconsciente en el interior del vehículo, pero su pie seguía pisando el acelerador, con el consiguiente riesgo de incendio que la cosa tenía. Senna en ese momento frenó su coche, se bajó, y salió corriendo a socorrer a Comas, salvándole así la vida.
  • Meghan Vogel, a cuestas con su rival. La corredora estaba disputando una carrera en los juegos de 2012, cuando vio que una de sus contrarias se desmayaba en la pista. En lugar de adelantarla, llevó a cabo un gesto inolvidable: la recogió y, sujetándola en brazos, la llevó hasta la meta haciendo que ella pasara primero.

Y hay mil ocasiones para practicarlo: Déjate ganar en ese clásico partido de solteros contra casados, cuando salgas a correr con tu compañero de trabajo (que no hace falta que acabe la sesión sintiéndose machacado) o cuando juegues al ping-pong o al parchís con tus primos 😉 ¡Da igual! Seguro que vas a encontrar el momento.

Déjate ganar en el deporte, que es Navidad

Categoria: JUNTOS ES MEJORVida
0

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *