valor social del deporte

 

Entender el deporte como el resultado de ganar o perder es un error que se conoce como ‘el espíritu competitivo mal entendido’.  Hoy en día está demostrado que cualquier práctica deportiva va más allá y que existe lo que se llama “valor social del deporte”.

No es la primera vez que hablamos de las ventajas que tiene el deporte en nuestras vidas y en la vida de las personas que nos rodean, pero con la vuelta al cole cerca queremos hablaros un poco sobre qué es el valor social del deporte y qué beneficios aporta en nuestras vidas. Queremos recordar que los valores que nos enseña el deporte van a pasar a formar parte de nuestra vida, de nuestra conducta y de nuestra forma de desenvolvernos a nivel familiar y social. Valores que son genéticos, sino que se heredan y que conforman lo que seremos como individuos.

Valores sociales que nos enseña el deporte

El deporte puede llegar a aportar varios valores sociales. Vamos a verlos.

Expresar nuestras emociones

El deporte no es solo una práctica puramente corporal sino que altera profundamente a la persona, estimula distintas capacidades, nos fortalece y fortalece nuestra inteligencia emocional y social, las cuales ayudan a cultivar las relaciones humanas.

El deporte practicado de un modo continuado enseña a dominar y a canalizar emociones negativas y a expresar y a comunicar adecuadamente emociones positivas. Perfecto para que l@s niñ@s sepan cómo expresar la alegría, la ira, la incertidumbre, los nervios, la negatividad… Emociones que forman para del ser humano.

Respeto y cooperación

El deporte nos enseña a colaborar como equipo, a cooperar entre todos para alcanzar un fin común. Cuando juegas en equipo o contra un contrincante, aprendes a detectar las debilidades y fortalezas de los que te rodean y a la vez que las detectas, aprendes a respetarlas y empatizar con ellas.

Es muy importante la participación de todos y todas en el análisis, la toma de decisiones y, en general, el funcionamiento del grupo.

Relaciones sociales y amistad

El deporte es una escuela de valores nobles como la lealtad, el sufrimiento, la fraternidad, la obediencia, el espíritu de renuncia, la fidelidad a los compromisos, la modestia, la generosidad, la honestidad…

La adquisición de estos valores es muy importante para las relaciones con los compañeros y rivales, que se extrapola de manera inmediata a tus relaciones fuera del ámbito deportivo.

En los niños y niñas estos valores se ven reflejados de manera positiva en el comportamiento que tienen con sus tutores, monitores y padres.

Competitividad

El deporte es competitividad. Pero si la entendemos de manera positiva, esta competitividad puede ser muy sana de cara al futuro porque nos enseñará que a veces se gana y a veces se pierde. Que de cada derrota podemos aprender algo bueno y que cada victoria es el fruto del trabajo bien hecho. Por eso es muy importante que nuestr@s hij@s entiendan la competición deportiva como algo positivo. No debemos presionarles y mucho menos reñirles en caso de derrota, hay que aprovechar la derrota como elemento educativo.

Trabajo en equipo y compañerismo

Con la práctica deportiva y sobre todo desde bien pequeños, aprendemos a trabajar en equipo y esto implica potenciar el diálogo como la mejor manera de solucionar los conflictos que se presenten en el terreno de juego y en el resto de ámbitos de nuestra vida. Entendemos el valor de ser compañeros, el respeto y la aceptación de las diferencias individuales.

Habilidad física y mental

Que el deporte mejora nuestras habilidades físicas lo sabemos, pero también es importante recordar cómo desarrolla también nuestro intelecto, mejora nuestro nivel de destreza y nos ayuda a conocer nuestras propias limitaciones. Aprendemos a reflexionar, a plantear alternativas y descubrimos la resistencia.

Disciplina y autocontrol

Practicar deporte requiere disciplina y autocontrol, educándonos en el conocimiento y dominio de nosotros mismos. Además, otro valor social que interiorizamos y fortalecemos gracias al deporte es la resiliencia, la capacidad de adaptarnos, levantarnos ante las caídas y en definitiva ser flexible ante las situaciones nuevas y/o difíciles.

Podríamos alargar esta lista mucho más, lo sabemos, pero esto es solo una muestra de lo que el deporte hace por nosotros. Esta vuelta al cole pon especial atención al deporte en la vida de tus hij@s, no lo dejéis como un tema de última hora, volcaros toda la familia en ser constantes y disfrutar de él y sobre todo, nunca dejéis de aprender.

¿Conoces el valor social del deporte?

Categoria: Deporte
0

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *