Las lesiones deportivas ocurren con ocasión en la actividad física, tanto si se practica de forma profesional como si no. Pueden aparecer por accidentes o por sobrecarga y no solo necesitan un correcto diagnóstico y tratamiento, sino una prevención que contribuya a una situación de bienestar completa porque ya sabemos, no hay mejor cura que cualquier prevención. Porque sí, hacer deporte es muy divertido pero hacerse daño ya no tanto.

Sabemos que es uno de vuestros principales miedos, que cada día que cogéis la bici o salís a correr lleváis con vosotros ese pensamiento de “ojalá no me lesione”. Por ello, queremos daros unas pequeñas claves y pautas para que en cada rutina de entrenamiento y en cada competición lo tengáis en cuenta y así nunca llegar a ese duro periodo de cómo superar una lesión:

  • Una de las bases más importantes para evitar una lesión es tener una buena forma física, adaptada al deporte que practicas y, también, a los objetivos que te marcas. Está muy bien el que te plantees una meta y que cada día te superes más pero siempre con precaución, no fuerces demasiado tu máquina porque no te llevará a un buen sitio. Realizarte un chequeo médico que te asegure al 100% que estás en condiciones óptimas es la mejor opción porque una cosa es cómo nos veamos por fuera, pero otra muy distinta es cómo estamos por dentro.
  • Antes de cada sesión no te olvides de hacer un buen calentamiento, ya que estos ejercicios están pensados para preparar al cuerpo a la actividad física. Su función principal es la de prevenir las lesiones, pero también la de mejorar el rendimiento deportivo.
  • Otro punto muy importante es el estiramiento que, aunque no previene la lesión, puede mejorar el rendimiento muscular. Con esta práctica conseguimos estirar el músculo para que pueda realizar una actividad mayor. Siempre se debe estirar tras el calentamiento u entre un ejercicio y otro. Truco: los deportistas de élite nunca hacen un estiramiento superior al que puedan mantener durante 10 segundos.
  • Por último y no menos importante encontramos la etapa del enfriamiento, que consiste en realizar un descenso progresivo de la actividad deportiva hasta que la respiración y los músculos se van acostumbrando a su nuevo estado. Además, puede prevenir el mareo y el síncope si hemos realizado la actividad durante un periodo de tiempo muy prolongado y en una intensidad muy alta.

Si a todo esto le sumamos una correcta alimentación e hidratación, algo de precaución y un poquito de buena suerte no habrá lesión que pueda con nosotros. Con estos consejos solo te queda equiparte y, sobre todo, disfrutar 🙂

Cómo evitar una posible lesión

Categoria: Deporte
0

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *