El barefoot running es una modalidad de running que hace ya un par de años que está de moda y no deja de ganar adeptos. Si antes ver a un corredor en sandalias nos podía parecer estrambótico, ahora se trata de una tendencia con bastante proyección de futuro. Así, las grandes marcas deportivas han comenzado a apostar por ello y en cada temporada es fácil encontrar cada vez más diseños de calzado minimalista.

Pero, ¿en qué consiste realmente el barefoot running?

Literalmente, el barefoot running hace alusión a correr descalzo, aunque es cierto que en muy pocas ocasiones esto es lo que realmente ocurre por la dureza que ello supone. Así pues, se ha terminado asociando a otros conceptos similares como calzado minimalista o natural running. Podríamos decir que el objetivo principal de todos ellos es correr de una forma lo más natural posible, sin amortiguación y sin que el calzado limite o modifique de algún modo la movilidad del pie. Y esto, aunque hoy nos parezca un concepto nuevo, en realidad es lo más antiguo que existe, ya que nuestros antepasados no gozaban de deportivas amortiguadas.

¿Puede cualquier corredor pasarse al barefoot running?

La incorporación de la amortiguación en la zona del talón en las deportivas se ideó por una razón. Los corredores no profesionales tienden a aterrizar la pisada con el talón y, sin una técnica adecuada que enseñe a cambiar este movimiento, es necesario amortiguar el impacto para reducir lesiones. Es decir, para pasarse al barefoot running es necesario primero tener una buena técnica de carrera que permita realizar el apoyo con el antepie, mantener una postura erguida correcta, una cadencia y una relajación corporal óptimas. Si colgamos nuestras deportivas amortiguadas y adoptamos al barefoot sin haber modificado el taloneo, los tiempos largos de contacto en el suelo y la postura inclinada, nos arriesgamos a sufrir lesiones.

Tipos de calzado barefoot

Con respecto al calzado barefoot, existen diferentes modalidades, ya sean sandalias, fivefingers o deportivas minimalistas, en función del grado de minimalismo que el corredor busque. Podríamos decir que las deportivas minimalistas son un punto intermedio entre correr totalmente descalzo y correr con deportivas amortiguadas. El calzado minimalista es ligero, ancho y flexible, y no compromete la movilidad natural del pie. Los fivefingers son un tipo de calzado más plano y flexible, que se adapta perfectamente a la forma natural del pie aportando separadores de dedos. Las sandalias serían el paso más próximo al barefoot, ya que únicamente ofrecerían un mínimo resguardo plantar.

Además, te sorprenderá saber que el barefoot no es únicamente apto para el asfalto, sino que hay corredores de montaña que también lo utilizan. Y tú, ¿te has decidido a probarlo?

 

 

Barefoot running, ¿lo has probado?

Categoria: DeporteNO HAY RUTINASin categoría
0

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *