Las mejores anécdotas de tenis

Aún con el recuerdo del Masters de Londres fresco en nuestra mente, ya podemos encontrar la gran final de tenis de la Copa Davis en el horizonte de nuestro fin de semana (sí, ya sabemos que es lunes, pero queremos motivarnos). Este año, los grandes finalistas son Bélgica y Gran Bretaña, que se disputarán este prestigioso trofeo en Gante.

Con motivo de uno de los eventos más importantes del tenis mundial, desde Sprinter os traemos una recopilación de las mejores anécdotas del tenis a lo largo de su historia. Aunque algunas son más curiosas que otras, todas ellas dejan ver que el tenis fomenta la solidaridad, el trabajo en equipo y la superación:

  • El día que la pista se tiñó de rosa

En 2012, el Roland Garros quiso homenajear a las mujeres deportistas con motivo del Día de la Mujer en Francia con un guiño muy especial: una pista de tierra batida de color rosa. Además de cambiar la habitual superficie de juego, el torneo invitó a varias de las ex tenistas más famosas del torneo a que jugaran partidos en esta pista. La madrina del acto fue Chris Evert, que quizá te suene por haber sido la jugadora que ganó siete veces este torneo.

  • Al mal tiempo… ¡buena cara!

Una de las historias más curiosas que nos ha dejado la historia del tenis es la del tenista Djokovic con su recogepelotas. En un partido el asistente estaba tapando al tenista con un paraguas, cuando éste le invitó a que se sentara también con él para protegerse de la lluvia. Djokovic demostró que no sólo es un astro de la raqueta, sino que también tiene un lado muy humano.

  • Nadal y su ilusión por superarse

Considerado como uno de los mejores jugadores en la historia del tenis y el mejor de todos los tiempos en pistas de tierra batida, Rafa Nadal podría ser un hecho anecdótico en sí mismo por el gran número de victorias que acumula a sus espaldas. Pero la verdadera anécdota de toda esta carrera de éxito la encontramos en su biografía “Rafa, Mi Historia”, donde se cuenta cómo Rafa lloró por primera vez tras perder un partido por no haber entrenado lo suficiente. Su afán de superarse a sí mismo… ¡viene marcado desde los once años!

  • Federer: caballero dentro y fuera de la pista

El tenista James Blake pasó por un momento complicado cuando se rompió su cuello en un entrenamiento en Roma. Cuando estaba en el hospital, el doctor del torneo que estaba disputando fue a visitarle y le llevó una nota muy especial: era de Roger Federer. La nota decía “Espero que estés mejor, siento escuchar lo ocurrido”. A Blake le marcó mucho este emotivo detalle que en cuanto pudo fue a darle las gracias. ‘Significa mucho para mí que de verdad te preocupes por tus compañeros‘, le comentó.

De estos grandes tenistas, no aprendemos solo a hacer los mejores lanzamientos, también aprendemos una importante lección para la vida: para marcar el mejor el punto no debes perder de vista nunca la humanidad.

Las mejores anécdotas de tenis

Categoria: DeporteSI EL DEPORTE HABLARA
1

1 comentario

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *