Campamento de verano

Para un niño ir a un campamento de verano es una especie de aventura y una mezcla entre miedo y emoción. Es como un reto: tendrá que enfrentarse a situaciones a las cuales no está acostumbrado a superar sin ti y eso lo vivirá como algo alucinante.

Para mamá o papá es un poco diferente. Que su hij@ vaya a un campamento de verano es una mezcla de sensaciones más relacionadas con la incertidumbre y la preocupación. Es más, es muy normal que te pases con la cantidad de ropa que le metes en la maleta o que te salga ese instinto de sobreprotección. Pero ¡tranquilidad! no es necesario meterle una almohada de más por si no le gusta la que le ponen en el campamento. Tu niñ@ va a estar bien.

Así que vamos a contarte un poco qué es lo que suele ocurrir en un campamento de verano por si quieres empezar a darle los primeros consejos a tu hij@. Y como no, para que tú también te lo tomes con la mayor tranquilidad.

5 consejos para ir de campamento de verano

Lo mejor es conocer todas las peculiaridades de los campamentos y saber afrontarlas.

1. Es el momento de que aprenda a lavar a mano

Por norma general en un campamento de verano la ropa se lava a mano (aunque esto depende del campamento al que se apunte). Y ante esta realidad tienes dos opciones: o que aprenda a lavar antes y durante su experiencia; o darle alguna que otra prenda de más por si se da un caso de emergencia.

2. Recomiéndale que deje el móvil de lado

Lo más importante de un campamento es que disfrute de sus nuevos amigos. Así que, cuanto menos utilice el móvil y más viva la experiencia, el entorno, las aventuras y las nuevas compañías mucho mejor; disfrutará mucho más. Eso sí, dile que siempre que necesite hablar contigo, estarás al otro lado del teléfono.

3. Que lleve comida extra para sobrevivir

Como bien dice cualquier niñ@ que vuelve de un campamento: ‘¡Hay que conseguir provisiones como sea!’.

La queja por la comida ya es una reclamación universal. La mayoría de niñ@s siempre protestan por ese motivo: porque no comen el plato que más les gusta o porque, como bien dicen ellos, la comida está ‘mala’.

Una opción para que no pasen hambre y asegurarte de que coman, es que lleven algunos snacks en la mochila, intentando siempre que sean saludables, como frutos secos, barritas de cereales sin azúcar o galletas integrales.

4. Compartir juegos hace amigos

Lo mejor es que lleve objetos con los que se pueda divertir y que pueda compartir fácilmente con sus nuevos compañeros. Al hacerlo se crearán lazos más rápidamente, tendrán más confianza y será una forma de que la experiencia le guste mucho más.

Con esto no queremos decir que vaya cargado de juguetes. Al contrario. Pero sí que recomendamos que meta en su mochila algunos lápices de colores, cartas, un yo-yó o lo que más le guste y si quiere, que los comparta.

5. Si puede, que lleve una cámara de fotos desechable

Los recuerdos siempre son emotivos. Por lo tanto, si puedes comprarle una cámara desechable seguro que la disfruta muchísimo. Y, además, esta le ayudará a desarrollar aptitudes artísticas y agudizar su parte creativa. Como también le ayudará a crear recuerdos que seguramente después le haga ilusión ver y recordar.

Dicho esto, más allá de los consejos básicos para sobrevivir a un campamento, tampoco está de más que guarde algo de dinero por si tiene alguna emergencia, y sobre todo, lo más importante: poseer un equipamiento básico para un campamento. Será fundamental que cuente con las prendas y los accesorios pertinentes para que su aventura sea ¡de diez!

Ahora solo tenéis que elegir el destino juntos y empezar a llenar la maleta para su nueva aventura.

5 consejos para su campamento de verano

Categoria: Vida
0

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *