Los entrenamientos HIIT (High Intensity Interval Training) o Entrenamientos Interválicos de Alta Intensidad conquistan cada día a más personas que dejan de lado los entrenamientos tradicionales dando el salto a la última moda en fitness. La eficacia de estas rutinas a la hora de perder grasa y modelar el cuerpo ha conseguido llegar a millones de personas en todo el mundo, creando un auténtico fenómeno fan entre los entrenadores más populares en las redes sociales. Y tú, ¿ya lo has probado?

Aunque no es una técnica nueva, ya que se utiliza desde los años 40 para entrenamientos específicos, parece que ha vuelto para quedarse. En concreto, hablamos de la repetición de ejercicios de intensidad muy alta alternados con espacios de tiempo de recuperación muy cortos. La media de estos entrenamientos suele oscilar entre 30 y 40 minutos, con pequeños descansos entre las distintas series de unos 10 – 15 segundos.

La principal diferencia en la quema de grasas que tienen los entrenamientos HIIT respecto a los ejercicios de cardio tradicionales es el número de calorías que se podrían quemar. Por un lado, los entrenamientos convencionales queman durante el ejercicio un mayor número de calorías, pero cuando terminamos de practicarlo también terminamos de quemarlas. Frente a ello, los entrenamientos HIIT consiguen seguir quemando calorías durante las horas siguientes al terminar el entrenamiento, por lo que el cómputo total de calorías quemadas en 24 horas sería superior en un entrenamiento HIIT que en un entrenamiento convencional.

Otra de las grandes ventajas de los entrenamientos HIIT es que, si no quieres, puedes realizarlos con poco o ningún material técnico. Si no puedes entrenar en un gimnasio o prefieres hacerlo en casa, puedes ayudarte del mobiliario del hogar como, por ejemplo, utilizar un par de sillas como banco o las escaleras de casa para saltar. También puedes conseguir material básico como una esterilla de suelo para hacerte más cómodos ciertos ejercicios o unas gomas elásticas que te ayuden a realizar ejercicios de brazos.

Ahora que ya conoces un poco mejor esta clase de entrenamientos, aquí te dejamos un ejemplo de rutina para que empieces a practicarlo:

  1. 20 segundos skipping.
  2. 20 segundos abriendo y cerrando las piernas acompañado de brazos.
  3. 20 sentadillas
  4. 20 flexiones
  5. 20 zancadas
  6. 20 segundos plancha

Y recuerda, repite 5 o 6 veces el circuito descansando 10 segundos entre ejercicios y  1 minuto entre circuitos, ¡ánimo! 🙂

2016: el año de las rutinas HIIT

Categoria: DeporteNO HAY RUTINA
0

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *